Recursos en el papel y el cartón

Zamudio recogió el año pasado, 146 tolenadas de este residuo, que si se separa bien reporta beneficios ambientales y, por su valor de mercado, se traduce en ahorro en el precio de la recogida y transporte y en la tasa de basuras.

Es uno de los primeros grupos de residuos que empezaron a recogerse de forma selectiva y también uno de los que mayor compromiso suscita, pero la recogida selectiva de papel y cartón todavía tiene margen de mejora. Por un lado, es importante reducir los impropios que aparecen en los contenedores grises de tapa azul (como celulosa de servilletas, suciedad de cajas de pizza y briks), y también eliminar los elementos que se depositan fuera de los contenedores, que si cogen humedad no pueden ser recuperados (además de arrojar mala imagen).

Si se hace de forma correcta, la separación reporta importantes beneficios ambientales y también económicos, ya que el papel y cartón entregado a recuperadores especializados tiene un valor de mercado que se devuelve y se traduce en una menor tasa de basuras. Es importante, por ello, adoptar la perspectiva de la economía circular y pensar en los residuos como recursos. En ello está trabajando Zamudio, precisamente, con su participación en el proyecto europeo Waste4Think.

En el caso concreto del papel y el cartón, el municipio tiene instalados un total de 27 contenedores de 3.200 litros de capacidad en su casco urbano. A ellos que hay que sumar aquellos que dan servicio a las empresas ubicadas en Zamudio, en los que se recogen los residuos en cantidades asimilables a los residuos domiciliarios.

A través de estos contenedores, en el año 2016 se recogieron 146.296 kilogramos en el municipio, una cifra muy superior a la del siguiente residuo que más se separa, el vidrio (96.783 kilogramos). Este año, hasta septiembre, se han contabilizado ya 140.621 kilogramos, lo que equivale a ahorrar en vertedero el volumen que ocuparían 200,88 automóviles y emisiones de CO2 equivalentes a casi 1.000 viajes de 800 kilómetros en automóvil.

Zamudio gestiona a través de la Mancomunidad de Servicios de Txorierri los residuos generados, esto es, su recogida y transporte para su posterior tratamiento en la empresa Beotibar Recycling de Zornotza. Se cumple así con la legislación vigente, que marca que estos residuos deben ser entregados a un recuperador (o una fábrica de papel cuyas instalaciones permitan reciclarlos) para garantizar el tratamiento adecuado.

Así, ese papel y cartón tiene también un valor de mercado y el recuperador realiza un ingreso a la Mancomunidad por aquel material que sí va a poder ser reciclado correctamente. Además, si todo el proceso se realiza correctamente, Ecoembes sufraga el sobrecoste de la recogida selectiva.

Related news:

Zamudio
Cascais
Seveso
Halandri


This project has received funding from the European Union’s Horizon 2020 research and innovation programme under grant agreement 688995.
The dissemination of results herein reflects only the author’s view and the European Commission is not responsible for any use that may be made of the information it contains.