El gran reto conjunto de reducir la contaminación por plásticos

Zamudio y Waste4Think participaron en las acciones organizadas, con motivo de la Green Week, en la ciudad portuguesa de Cascais. El alcalde de Zamudio, Igotz López, presentó un artículo sobre el reto para Europa de reducir los residuos plásticos y las oportunidades de su reciclaje.

El plástico es un material importante en nuestra economía, y la vida moderna es inconcebible sin él. Al mismo tiempo, sin embargo, plantea serios problemas para el medio ambiente y para la salud.

Los millones de toneladas de residuos plásticos que terminan cada año en los océanos son una de las señales más alarmantes de este problema (…). Las micropartículas de plástico están empezando a detectarse en el pescado para el consumo humano, de tal forma que, sin darse cuenta, las personas podrían estar ingiriendo pequeñas partículas de polímeros potencialmente tóxicos.

En los últimos 50 años, el papel y la importancia del plástico en nuestra economía ha crecido de forma continua. (…) En la Unión Europea, el sector del plástico emplea a 1,5 millones de personas y generó un beneficio de 340.000 millones de euros en el año 2015 (…).

En la parte del consumo, cada año, se generan en Europa alrededor de 25,8 millones de toneladas de residuos plásticos, de los cuales, menos del 30% son recogidos para su reciclado. (…)Según las estimaciones, cerca del 95% del valor del material de los envases de plástico, entre 70.000 y 105.000 millones de euros anuales, se pierde en la cadena económica tras un ciclo corto de un solo uso. (…)
En Zamudio, se recogieron 262 toneladas de este residuo en el año 2016, lo que significa que cada persona genera 81 kilogramos anuales de este residuo.

(…)Se estima que la producción de plástico y la incineración de residuos plásticos hacen aumentar cada año en 400 millones de toneladas las emisiones de CO2 a la atmósfera. (…) Reciclar todos los residuos plásticos mundiales equivaldría a un ahorro de 3.500 millones de barriles de petróleo al año. (…)

La primera Estrategia Europea sobre Plásticos en la Economía Circular, adoptada en enero de 2018, transformará el modo en que los productos de plástico son diseñados, utilizados, producidos y reciclados en la Unión Europea. (…).

La Comisión Europea propuso en mayo de 2018 nuevas normas europeas dirigidas a los 10 productos de plástico de un solo uso que con mayor frecuencia se encuentran en las playas y mares de Europa, tales como envases de comida y de bebida; bastoncillos de algodón; cubertería, platos, mezcladores y pajitas; globos y palos de globo; filtros de tabaco; productos sanitarios como toallitas húmedas y compresas; bolsas de plástico, y material de pesca perdido o abandonado. En conjunto, constituyen el 70% de la basura marina.

(…) Repensar y mejorar el funcionamiento de una cadena de valor tan compleja requiere de los esfuerzos y la cooperación de todos sus actores clave, desde gobiernos y municipios hasta productores de plástico, distribuidores, personas consumidoras y la ciudadanía en general.